miércoles, 30 de mayo de 2012

Doble dirección

Al cruzarse con ella, el "¡Hola!" se perdió en el hueco inmenso de su ego, como un objeto lanzado al vacío del espacio, para no volver nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada