miércoles, 9 de mayo de 2012

El perverso colectivo II

No sé en qué momento un individuo abandona su voluntad para someterse al grupo, al ente superior donde se siente más cómodo. Supongo que debe haber un proceso descrito. Sería interesante conocerlo.

Tampoco sé qué razones hacen que eso ocurra. Abandonar la libertad individual, esa que te permite decidir libremente si quieres o no hacer algo, en favor de la presión de factores externos. Presión que en ocasiones te obliga a hacer algo que realmente no quieres, algo que incluso te puede perjudicar.

Será por la recompensa que recibes, por sentirte parte de algo. Porque ser un individuo solo es muy difícil y quema mucho. Necesitamos que nos digan que lo estamos haciendo bien, aunque haya una verdad superior que nos diga que no. Pero, ¿qué importa la verdad si mi verdad es más cómoda y reconfortante?

¿No es más cómodo no ser libre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada