jueves, 17 de mayo de 2012

Seguir de pie

Me advirtieron de ello, y no se equivocaron en los pronósticos. Yo lo sabía y, aun así, acepté. Hay veces en las que las ocasiones se presentan y no se puede uno negar a ellas. Lamentablemente, no salen las ventajas de entre los inconvenientes. Pero, a veces, en eso consiste la vida, en fastidiarse sin demasiado sentido para no alcanzar ninguna meta relevante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada