miércoles, 23 de mayo de 2012

Emilios

A veces está uno tan convencido de la verdad que, cuando se la niegan, le invade una sensación de incredulidad.

O lo que es lo mismo, ignorar sistemáticamente las medias jornadas, teniendo conocimiento de la existencia de las jornadas completas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada