martes, 6 de diciembre de 2011

Bancos

Estoy sentado en una plaza. Concretamente en la esquina inferior izquierda. Acabo de ver uno de los acontecimientos más fantásticos que cualquier ser vivo pueda contemplar, el encendido de las luces navideñas.

Veo la gente de la plaza. Antes la vi por la calle, paseand ocupada con bolsas de regalos. Las navidades se acercan y hay que pensar en el regalo para el otro, a veces querido, a veces convenido.

Veo la misma gente que en otros sitios, tan ajena a mi como siempre. Soy una cámara que los mira, que los analiza, no siempre con éxito. Hoy tengo ayuda. Pero no dejo de ser un esqueje, que caducara en unas horas, cuando vuelva a mi árbol, a mi bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada