viernes, 30 de marzo de 2012

Planafo

Esta tarde he vuelto a utilizar el planafo. Y ustedes se preguntarán con un interés perfectamente descriptible ¿Qué es el planafo? Pues es el acrónimo de Plan Nacional de Aprovechamiento de Foeles. Claro que, en este caso, se trata de un foel tecnológico pero, a pesar de ello, no deja de ser un foel.

Hace algún tiempo compramos con un entusiasmo sin fronteras un cacharro de esos que te permiten que el Internet vaya por los cables de la luz sin que la misma se vaya o cueste más cara. No me pregunten ustedes como es eso posible, porque yo de esas cosas no entiendo. Pero es como un pequeño milagro cotidiano en el que seguro que los neutrinos tienen algo que ver.

La cuestión es que los compramos, creo que por mediación de algún periódico y los dejamos en lo alto de algún armario esperando sin mucha fe, dicho sea de paso, la venida del adsl. Pero como el cibernético advenimiento se produjo el día bisiesto del mes pasado, rescatamos del almacén foelero los susodichos cacharros y los hemos puesto en funcionamiento, dando una vez más cumplimiento al Planafo, que consiste en reutilizar aquello que, en principio, no se va a usar mas o, directamente, se compra para no usar. Cosa que, por otro lado, es directamente de juzgado de guardia. Pero es que los seres humanos somos hacín. En mi familia no nos podemos resistir a las ofertas de la prensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada