jueves, 23 de diciembre de 2010

Exteriores

Nada como observadores ajenos que te tiren de la oreja de vez en cuando, aunque no vean la otra ladera de la montaña.

En el fondo merecería estar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada