sábado, 25 de diciembre de 2010

Una tarde de Navidad con un Principito II

Y como no sabía dibujar un cordero, pinté una caja con uno dentro, justo el que quería.

Ojalá supiera yo dibujar cajas que tengan dentro las cosas que yo quiero pero, ¿como metes un sentimiento en una caja?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada