domingo, 30 de octubre de 2011

El parque



Ya cae la tarde, más aún por el cambio de hora. Las están en el parque, mientras los hijos juegan al fútbol. Llevan los tanteos de cuando éramos pequeños, mientras la pelota golpea una y otra vez las paredes de la casa.

Mientras, ellas hablan de sus cosas. Comentan la vida del pueblo, con sus ventajas y sus incovenientes. Me asomo y las veo sentadas en el banco, detrás de una arbusto, con un bebé cada una en sus brazos. Las niñas las miran, cerca de ellas, mientras meriendan.

Pronto caerá el sol, y el ritmo del pueblo desaparecerá hasta mañana. Las chimeneas empezarán a echar humo. El silencio se hace en casa. Estamos cansados.

Mientras, alguien escribe encima de un microondas. Los vicios, que son muy malos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada