viernes, 7 de octubre de 2011

No hay nada más desgarrador que el maullido de un gato al ver requisadas sus legítimas posesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada