jueves, 6 de octubre de 2011

Rectificaciones

Al final, el cabreo siempre sale por donde menos te lo esperas. Siento haber dudado de mi primo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada