domingo, 29 de enero de 2012

Domingo noche

No es fácil vivir, como tampoco es fácil conocerse a uno mismo. Los espíritus pusilánimes y dubitativos siempre agradecen una mano que guíe, con más o menos fuerza. O, si no guíe, por lo menos indique donde se va, o dónde se debe ir, para evitar calentamientos de cabeza.

El problema es aceptar la idea de un espíritu superior que guíe nuestros pasos cuando no se aceptan imposiciones externas, a pesar de que es más que evidente que no se puede vivir sin ellas por mucho que se quiera presumir o negar.

Eso, y el no decidirse nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada