domingo, 22 de enero de 2012

Dos

Más de una vez las veía en misa. Madre e hija hacían un todo, pues cada una llevaba en el brazo opuesto una muleta e iban cogidas de la mano. Abrigadas, se sentaban en primera fila. La hija siempre daba la paz a todos.

Estaba enferma. Hoy me he enterado de que le dio una hemiplejia cuando era joven. Y se quedó así. Pensaba en cuando su madre muriera, ¿qué sería de ella? Y la vida nos ha resuelto a todos el problema.

Murió el jueves. Tenía unos 40 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada