jueves, 26 de enero de 2012

Hay días que en los que me invado una tristeza que no se muy bien de donde viene y a donde va, pero que me fastidia de forma notable. Tan solo me apetecería estar escondido y que nadie me encontrara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada